FANDOM


Imprudencias letales es el segundo episodio de La casa de papel. Fue emitido el 9 de mayo de 2017.

Sinopsis

Cuando el plan estaba saliendo sobre ruedas, uno de los atracadores comete un error. Un error grande. Un descuido provoca que la policía vea su cara. Los agentes consiguen hacer la identificación y el plan empieza a enfrentarse a imprevistos que pueden hacer que todo se vaya al traste. La inspectora Raquel Murillo lo sabe, y lo quiere aprovechar.

El Profesor tendrá que exponerse mucho para tratar de atajar esta ventaja que acaba de adquirir la Policía tras el error de uno de los miembros de su banda. El Profesor tendrá que poner en riesgo su propia identidad y verá cómo terminan por encañonarle.

Los rehenes, por orden de Berlín, empiezan a cavar un túnel y descubren explosivos suficientes como para derrumbar el edificio. Arturo Román, el jefe de la Fábrica de la Moneda, comprende que van a morir, que nunca saldrán de allí habiéndole visto la cara a los secuestradores: hace cundir la idea entre los rehenes de que primero les harán cavar su salida y después detonarán los explosivos con ellos aún dentro del edificio.

Así que, tendrán que comenzar a idear planes de fuga antes de que los maten, lo que pondrá en grave peligro al resto de los rehenes y generará gran inestabilidad dentro de las paredes del edificio: las cosas se tensan entre ladrones y rehenes... y la policía aguarda fuera el más mínimo fallo.

Argumento

¡Atención! La sección que aparece a continuación contiene importantes detalles acerca de la trama. Se recomienda evitar su lectura sin haber visto la serie.

A las 20 horas de atraco, Raquel Murillo se dirige a un bar. Allí intenta contactar con su madre, pero se queda sin batería. Entonces, El Profesor le ayuda. Tras dejarle un primer mensaje a su madre, llama a sus compañeros en la policía para mostrar su desavenencia con Prieto y presentar su dimisión. A continuación El Profesor ve la noticia sobre el atraco en la televisión, y entabla conversación con Raquel acerca del mismo.

Mientras tanto, en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre los atracadores continúan imprimiendo los billetes a un ritmo vertiginoso.

Raquel vuelve a casa, donde su hija duerme en su cama. Su madre ha estado cuidando de ella, y le ha dejado notas sobre cómo ha transcurrido la noche. Antes de acostarse a dormir, lee una de las notas donde le recuerda que es el cumpleaños de la pequeña.

De nuevo en la Fábrica, un grupo de inquilinos sin identificar sale a las puertas del edificio. Mónica se quita su careta y lee un comunicado, identificándose y afirmando sobre la situación en el interior. Y aunque los francotiradores les tienen a tiro, y creen que quien acompaña a Mónica es uno de los atracadores; Ángel Rubio - ahora al mando - desiste de disparar. Finalmente, el grupo vuelve a entrar.

Nairobi dirige a los rehenes con diligencia, además de alegrarse de cómo funciona el plan con Helsinki. Berlín también habla con ellos, tranquilizándoles y avisando que no habrá problemas si siguen las instrucciones y no intentan nada raro. Además de organizarlos para hacer tareas, les pregunta si necesitan algún medicamento. De entre los rehenes, Mónica pide una píldora para abortar.

Alison le pide a Berlín borrar la foto que Pablo le hizo semidesnuda, pero él se niega. A cambio, les anuncia que podrán grabar vídeos a sus familiares para tranquilizarles acerca de la situación. Los hombres rehenes más fuertes van junto a Moscú, que les pide que rompan el hormigón siguiendo las marcas dibujadas.

Alison graba su vídeo en privado junto a Río. Éste intenta consolarla acerca del hecho de su foto subida, en lo que Tokio les interrumpe. Él le reprocha por haberle rechazado, mientras Alison contempla la escena. Mientras los atracadores discuten, ella se conecta a internet, aprovechando la policía para piratearle el móvil y encender la cámara. Río termina descubriendo a Alison y le rompe el móvil. No obstante, la policía consigue grabar durante algunos segundos su cara e identificarlo.

Raquel está en el cumpleaños de su hija. Su ex-marido ha ido a llevarle un regalo, aunque ella le ordena que se vaya. Luego le llama el Comisario Sánchez, enfadado por su anterior llamada dimitiendo, y le abronca por lo ocurrido. Finalmente, Murillo acepta que seguirá con el caso, gracias a la confianza que tiene su jefe en ella.

Los rehenes siguen imprimiendo billetes y taladrando el suelo. No obstante, Arturo convence a Pablo de que investigue más sobre el plan de los atracadores, ya que tarde o temprano les matarán. Éste obedece, y encuentra explosivo plástico entre las pertenencias de Moscú.

Raquel vuelve a la Fábrica, donde la prensa le pregunta acerca de sus asuntos personales. Allí intenta hacer las paces con Prieto, pero éste sigue menospreciándola. Rubio les indica la nueva información acerca del vídeo que han conseguido grabar, identificando las armas y el hecho de que tienen todos los móviles confiscados. Murillo pasa a la acción y llama de nuevo al atracador al mando - El Profesor de forma remota.

El Profesor coquetea con Raquel y le pide comida y medicamentos para los rehenes. Ella, en cambio, le ordena que se entreguen; indicando que están perdidos y relevando información privada como la colocación de los móviles. Esto descoloca a El Profesor, que termina con el teléfono colgado por Murillo.

El Profesor llama a Berlín para informarle de lo ocurrido. Éste le sugiere tomar medidas con los rehenes para intimidarlos. Arturo sigue convenciendo a Pablo para que se rebelen contra los atracadores. Luego habla con Mónica para intentar reconciliarse con ella, contándole el plan de ellos de huir mediante un túnel.

Mientras Berlín charla con los rehenes, la policía descubre la identidad de Río: Aníbal Cortés. Éste termina confesando a Berlín lo ocurrido en privado. Entonces toma represalias, usando a Helsinki y a Oslo para darle un escarmiento.

Protección Civil entra en la Fábrica para entregar las peticiones que hicieron. Entonces, Mercedes Colmenar habla con ellos bajo las indicaciones previas de Berlín. Mónica está en el despacho de Arturo, donde éste guarda el móvil. Aunque Oslo la vigila, consigue hacerse con él.

El Profesor vuelve al bar donde se encuentra Raquel Murillo, y entabla de nuevo conversación con ella. A ella le informan de que han descubierto la identidad de otro atracador, lo que causa la atención de El Profesor. Entonces ella le descubre, reduciéndole al pensar que es un periodista. Entonces lo niega, presentándose como Salvador Martín.

Denver sigue preocupándose por Mónica, identificándose por ella debido a sus problemas de juventud. Esto lo descubre Berlín, que se acerca para comprobar que todo va bien. Él también le anima a seguir con su embarazo. Entonces, descubre que ha robado el móvil de Arturo, además de algo de dinero - dado en realidad por Denver. Para reforzar su autoridad, le ordena a Denver que la mate.

Tokio descubre que Río ha recibido una paliza. Decide rebelarse contra el Profesor por ello, amenazándole por lo ocurrido. Este le cuenta que el plan ha empeorado, ya que la policía conoce la identidad de la pareja. Denver no consigue ejecutar a Mónica, realizando finalmente un disparo.

Reparto

Principal

Secundario

Terciario

Galería de imágenes

Enlaces externos

Episodios
Primera parte Efectuar lo acordado · Imprudencias letales · Errar al disparar · Caballo de Troya · El día de la marmota · La cálida Guerra Fría · Refrigerada inestabilidad · Tú lo has buscado · El que la sigue la consigue
Segunda parte Se acabaron las máscaras · La cabeza del plan · Cuestión de eficacia · ¿Qué hemos hecho? · A contrarreloj · Bella ciao
Tercera parte