FANDOM


El que la sigue la consigue es el noveno episodio de La casa de papel, y el último de la primera parte. Fue emitido el 20 de junio de 2017.

Sinopsis

Un grupo de rehenes logra su objetivo: se han fugado y han abierto una brecha de seguridad en el edificio. Berlín y el resto de atracadores tienen que cambiar de estrategia frente al resto de rehenes para evitar un nuevo intento de fuga. Les van a proponer dos opciones... ¿Cómo caerá la oferta entre los secuestrados, seguirán siendo una piña o la unión del grupo se debilitará?

También Arturo, director de la Fábrica, tiene un futuro complicado. Helsinki, que quiere venganza, ha descubierto que estaba detrás de la fuga de rehenes. Un episodio que ha dejado muy malherido a su inseparable amigo y socio Oslo.

En cualquier caso, la fuga ha puesto a El Profesor en una situación muy delicada con el resto de la banda: pasaba la noche con Raquel en el momento en el que los rehenes huyeron. Y sus problemas no han hecho más que empezar porque, por otro lado, el subinspector Ángel ha descubierto que las huellas de Salva coinciden con las de la persona que se coló en el coche patrulla desde el que extorsionaron al ruso del desguace cuando hacía el retrato robot de El Profesor. Y Raquel está a punto de enterarse también. ¿Cómo conseguirá evitarlo esta vez?

Pero antes de que todo se precipite, la policía dará un giro fundamental para la investigación...

Argumento

¡Atención! La sección que aparece a continuación contiene importantes detalles acerca de la trama. Se recomienda evitar su lectura sin haber visto la serie.

Suárez moviliza a los GEOs para cubrir la brecha en la Fábrica y rescatar a los rehenes como primera prioridad. Una vez con ellos, el jefe del grupo da la orden de entrar, bajo la atónita mirada de Moscú. Raquel Murillo está en el bar, recuperándose de la noche de pasión con El Profesor. A través de la televisión, se entera de la huída de rehenes y del accidente que ha sufrido su compañero Ángel Rubio.

En la finca de Toledo, El Profesor se preocupa por el estado de salud de Nairobi. Ésta aprovecha para intentar ligar con él, pero éste se niega aludiendo a las reglas establecidas. Sergio empieza a contarle sus problemas de juventud, y como su padre le ayudaba a superarlos, contándole historias sobre atracos que en realidad eran sus vivencias. De ahí, termina confesando que el atraco a la Fábrica fue una idea suya.

En dicho edificio, los atracadores intentan bloquear la brecha. Ellos y la policía intercambian ráfagas de disparos, hiriendo a Helsinki. Finalmente, Tokio consigue repelerlos disparando con la ametralladora Browning. Tras su huída, el grupo consigue soldar una plancha a la pared.

En el hospital, Ángel es visitado por Raquel y su mujer Mari Carmen. La segunda le pregunta los motivos del accidente, dado que ha bebido y conducía errático, con una actitud cercana al suicidio. La inspectora no quiere reconocer qué ocurrió, pero Mari Carmen está dolida por el hecho de que su marido lleva años enamorada de su compañera, suponiendo que ella ha sido la causante de su extraño estado esa noche.

Helsinki encuentra a Oslo tirado en el suelo inconsciente. Denver llama furioso al Profesor, a quien culpa por no avisarle del motín que se estaba gestando. La banda intenta curarle, pero su estado es grave. El ambiente entre la banda es muy triste. Esto lo notan los rehenes, con Mercedes al frente. La profesora pregunta a Río qué ocurrió, ya que además su alumno Pablo no está entre ellos. Finalmente, el ladrón le cuenta la verdad, y ella se alegra y se rebela contra los criminales. Tokio consigue paliarlos con su autoridad.

En la finca, El Profesor les da una lección sobre cómo ganarse a los rehenes. Bajo los primeros signos de rebelión, les propone convencerles haciéndoles "socios" de la banda; esto es, repartiendo parte del botín con ellos. Ya en la Fábrica, los atracadores llevan a cabo el plan, con entrevistas personales a cada uno de ellos.

Jacinto explica a la policía todos los detalles que recuerda sobre el interior de la Fábrica, con intención de ayudarles. También lo hace Pablo, que cuenta los planes acerca del túnel. La pareja de rehenes les cuenta todo acerca de cámaras, armas, número de atracadores, apodos, el hecho de que Oslo está herido o muerto; y que ninguno de ellos respondía por el nombre del Profesor.

Prieto le dice a Raquel que han encontrado el micrófono del Profesor instalado en las gafas de Ángel. Ella queda sorprendida, al haber tratado a su compañero como un traidor, pero Suárez y el coronel intentan consolarla. Sergio lee en un periódico digital que el subinspector se encuentra en coma tras el accidente.

El Profesor boxea un rato para liberar tensión. Mariví escucha el mensaje en el contestador de casa, confesando que Salva es el sospechoso. Intenta llamar al móvil de su hija, pero está ocupada y su contestador lleno, debido a que Rubio le había llamado 16 veces horas antes. Junto a Prieto, la inspectora se dispone a escuchar los primeros mensajes que Ángel le dejó. Al sentirse culpable, detiene su actividad, sin haberse enterado de que Salva es el responsable del atraco.

Raquel huye de la carpa dirección a la Fábrica. Ya en la puerta, es apuntada en la cabeza por Helsinki. Finalmente, Suárez y Prieto se la llevan a cubierto. En el interior, Ariadna le pide a Berlín su libertad. Con el pretexto de protegerla, se lo prohíbe. Mónica y Denver hablan sobre su futuro. Ella no es muy optimista, y se da cuenta que Denver está erróneamente enamorado de ella, una relación que ella considera imposible.

Para ayudar a su hija, Mariví contacta con El Profesor para que haga de intermediario y consiga decirle que él mismo es un miembro de la banda. Para sorpresa de Sergio, Ángel lo tenía bien atado con respecto a su participación en el crimen, con una gran cantidad de datos que ahora la madre de la inspectora también conoce.

Tras superar el cuadro de ansiedad, Prieto le dice a Raquel que vuelva a casa y descanse, siendo relevada por el comisario. A continuación ella llama a Salva, a quien pide ayuda. Sin concretar la cita, le cuelga el teléfono. En su lugar acude a su casa, donde está Mariví, y a la cual debe tomar la decisión de asesinar para no dejar cabos sueltos.

Berlín examina a Oslo, que no reacciona a estímulos y cuyo cráneo tiene un daño irreparable por el impacto. Nairobi, Tokio y Río quieren que Oslo salga de la Fábrica para que lo traten como es correcto; pero Berlín se opone aludiendo a las normas del Profesor. Helsinki finaliza la discusión, afirmando que ambos convinieron en no salir del edificio entregándose a la policía; prefiriendo incluso morir antes que volver a la cárcel.

El Profesor decide eliminar a Mariví de una forma poco violenta: utilizando Dioxina en su café para que muera de un ataque cardiaco. Una vez echado en la taza, y a punto de tomárselo, acaba arrepintiéndose y arrebatándoselo de un manotazo. Para su sorpresa, Mariví recibe un ataque de amnesia y cree que ha sido ella quien lo ha tirado por error.

Helsinki quiere vengarse de Arturo por ser responsable del estado de Oslo. Este, en vez de arrepentirse, afronta su decisión y le pide que le mate si es su deseo, reafirmándose en la idea de que debía actuar para salvar su vida frente a los ladrones.

El Profesor ayuda a Mariví a recoger la taza. Entonces, encuentra algunas de sus notas y descubre su problema respecto a la memoria. A continuación encuentra la que hace referencia a él, y se la esconde. Luego escucha el mensaje de Ángel en el contestador. Sin esperarlo, Raquel llega a la casa, sorprendida por no esperarle en ella. Sin embargo, le miente con el pretexto de afianzar su relación quedando a comer con su madre.

Los tres conviven en una adorable escena familiar, aunque Raquel está ausente. Mientras escucha al Profesor hablar, ata cabos respecto al sospechoso que andan buscando. A continuación llama a Suárez y le pide que rastree toda la información posible acerca de una finca en Toledo, lugar donde previsiblemente se entrenaba la banda antes del atraco.

Nairobi y Tokio piden a los rehenes un compromiso final respecto a su oferta de ser o no socios. O seguir ayudándoles y recibir dinero, o no hacerlo a cambio de salir del lugar. Las chicas hacen dos grupos, y se llevan a los más díscolos con el pretexto de liberarlos. En realidad, es una estrategia para dividirlos y tener controlados a aquellos que pudieran causarles nuevos problemas.

Raquel, agotada, se acuesta en la cama en compañía de Sergio. Suárez le interrumpe con una llamada, asegurando que han encontrado la finca de Toledo. Como favor personal, Murillo le pide a Marquina que conduzca por ella hacia el lugar.

En un flashback, Sergio y Andrés cenan la noche antes del atraco. El segundo le hace prometer al primero que, si algo sale mal, él huirá y no les esperará. El Profesor está convencido de que eso no ocurrirá, pero Berlín es más realista al respecto. Sergio continúa idealista, pensando que ante todo debe permanecer la Resistencia, tal y como creía en ello su abuelo.

La policía y Sergio llegan a la finca. Tras empezar el registro, terminan encontrando un gran despliegue de información al respecto del plan de atracar la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Reparto

Principal

Secundario

Terciario

Galería de imágenes

Enlaces externos

Episodios
Primera parte Efectuar lo acordado · Imprudencias letales · Errar al disparar · Caballo de Troya · El día de la marmota · La cálida Guerra Fría · Refrigerada inestabilidad · Tú lo has buscado · El que la sigue la consigue
Segunda parte Se acabaron las máscaras · La cabeza del plan · Cuestión de eficacia · ¿Qué hemos hecho? · A contrarreloj · Bella ciao
Tercera parte